Revista Zona Norte de Madrid

Revista Zona Norte de Madrid
Director: Pepe Machado - 25 años informando desde España. Bienvenidos.

viernes, 8 de febrero de 2013

HA FALLECIDO EL PERIODISTA MANOLO MÉNDEZ SANJURJO


                   Se nos ha ido un gran periodista, un gallego de pro y un buen amigo. "Un periodista de raza y mucho, mucho señorio", según sus colegas del Club de Periodistas Gallegos. 
Natural de Ortigueira (A Coruña), nunca quiso ser otra cosa que periodista, por lo que, llegado el momento, y como en Galicia no había Facultad de Periodismo, se trasladó a Madrid para estudiar la carrera. No sabía entonces que, finalizados los estudios, iba a continuar en la villa y corte hasta más allá de su prejubilación.

Asentado en la capital de España desde el año 1973, Manuel Méndez Sanjurjo tampoco tuvo que esperar a terminar la licenciatura en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid para encontrar trabajo. Gracias al colega Ramón Barro, enorme periodista y mejor amigo, no sólo no le faltó casa la primera semana, sino que pronto empezó a colaborar en una revista que editaba El Fénix Mutuo.
Manolo Méndez presidiendo el Club de Periodistas Gallegos.
Al año siguiente, también por su mediación, dejaba los seguros y pasaba a trabajar en TVE, en el proyecto que entonces estaba iniciando Manolo Torreiglesias, de un programa que se llamaría Escuela de Salud, en el que, poco tiempo después, le fue confiado el puesto de coordinador.
Con el comunicador de Pontedeume fue cómo tomó contacto con Radio Nacional de España, al iniciar Torreiglesias el programa Tiempo de vivir, en el que le acompañó. Y fue así cómo, entre clases en la facultad y programas de radio y televisión, le llegó el momento de cumplir con el servicio militar.
No lo olvidará nunca, pero no por las horas y horas de instrucción, sino porque fue en Ferrol, con el pelo corto y vestido de marinero, donde recibió la noticia de que pasaba a ser personal fijo de Radio Nacional.


Premios Madrigallego de Oro: Feliciano Barrera, Carmen Fraga,
Manolo Méndez y Julio Ancoechea (de izquierda a derecha).
En 1979 cumplió con la milicia... y también con su novia, Paloma Bello Varela, madrileña con raíces andaluzas, con la que contrajo matrimonio. A partir de entonces, su vida profesional conoció momentos muy brillantes, como cuando se incorporó al equipo de Vivir cada día, o cuando trabajó en la radio con Andrés Aberasturi y Alejo García.

En la radio, por cierto, de la mano de Manolo Lombao, también tuvo ocasión de hacer en Madrid un programa gallego. Se llamó Galicia no corazón y le permitió, entre otras muchas cosas, conectar con los restauradores gallegos de la capital, fundar la Asociación de Restaurantes Gallegos y editar la revista gastronómica Lareira. Todo ello sin dejar su labor radiofónica, que convirtió a Radio Nacional en líder de las madrugadas y dio vida a experiencias diversas en Radio Cinco y Radio Exterior de España.

Destellos de hollín, novela de M. Méndez.
En 2008, Manolo Méndez, como otros miles de colegas de la radio pública española, resultó afectado por un ERE. O sea, un expediente de regulación de empleo, de los que te mandan para casa. Confesaba que lo llevaba bien, sobre todo porque le permitía escribir, lo que le encantaba, y estaba preparando una segunda novela, ambientada en Ortigueira. De la primera, titulada Destellos de Hollín, que resultó finalista del prestigioso “Premio Azorín de Novela”, vendió toda la edición sin mayores problemas.

Además de su actividad periodística también fue relevante su proyección como periodista gráfico y escritor de gastronomía y turismo. Dirigía la sección Gastrohistorias, en ABC.es, a través de la que el veterano periodista daba a «conocer, desentrañar y recuperar hechos y rasgos poco conocidos de la historia culinaria» de nuestro país. En su Blog de historias gastronómicas también hacía alarde de su formación literaria y erudición.  Y cocinaba todos los días para su esposa y sus tres hijos: Manuel, estudiante de Derecho; Luis, técnico en marketing, y Paloma, que también quiere ser abogada.
Presidió el Club de Periodistas Gallegos en Madrid de la que siempre decía que es una extraordinaria ciudad de acogida. Y de su villa natal, de la que hablaba sin parar, como todo buen ortegano: "Ortigueira  -decía-  es totalmente esencial, omnipresente y fundamental en mi vida". Estaba muy orgulloso de que su ciudad organizase el Festival Internacional do Mundo Celta, uno de los certámenes internacionales más importantes  en  música folk.
Poseía numerosas distinciones, entre las últimas el Madrigallego de Oro 2010 que  le concedió la Orden de la Vieira, al mérito en la comunicación.
(Biografía realizada con información de varios medios gallegos)


Manolo Méndez y Pepe Machado con sus respectivas
esposas en la cena navideña de Xuntanza en 2011. 




Tuve el honor de compartir mesa de trabajo en RNE con Manolo durante varios años. Eso me dio oportunidad de disfrutar de su compañía y de  su gran personalidad humana y profesional.

En los últimos años, ya pre jubilados los dos, coincidíamos en las actividades gastronómicas de la asociación Xuntanza de Galegos en Alcobendas en cuya revista se encargaba de la información gastronómica.

Descansa en paz, Manolo, querido amigo y compañero.

Por Pepe Machado

No hay comentarios:

Publicar un comentario